NUESTRA SEÑORA DE LOS ÁNGELES

Los fundadores de la Hermandad de La Borriquita de Huelva optaron por la titularidad de la advocación mariana de Nuestra Señora de Los Ángeles para acompañar al Señor de la Entrada Triunfal.

La imagen es de Antonio León Ortega (1949) y acapara la devoción que generalizaron los frailes franciscanos. San Francisco de Asís dedicó a Santa María de Los Ángeles a la pequeña iglesia que regentó cerca de Asís, en pleno bosque, la conocida como Porziuncola. Era conocida su “veneración por los ángeles” y su “amor especial por la Madre de Cristo”.

 

A partir de entonces, numerosas iglesias e instituciones franciscanas fueron dedicadas a la Virgen de Los Ángeles. Y en 1216 se produce un hito fundamental para esta advocación: el Papa Honorio III otorgó la plenaria indulgencia para los que visitaran la Porziuncola el 2 de agosto, fecha en la celebramos el día de Nuestra Señora de Los Ángeles.

 

Los ángeles, mensajeros llamados a cantar a las alabanzas a Dios, escoltan a María en multitud de representaciones. Más aún, juegan un papel fundamental en el relato bíblico de la Santísima Virgen: le anuncian su Inmaculada Concepción e informan a José tanto de que debía tomar a María como de la forma de evitar a Herodes. Además, anuncian a los pastores el Nacimiento de Jesús.



AUTOR: Antonio León Ortega

BENDICIÓN: 9 de abril de 1949

MATERIAL: Madera de pino de Flandes policromada

RESTAURACIONES: José Méndez González, 1992 y Elías Rodríguez Picón, 1999